Cultura Mapocho cuenta la historia de los barrios de Santiago. Teletarde

Cultura Mapocho cuenta la historia de los barrios de Santiago.
Canal 13. 29 de enero, 2012

  • Santiago está lleno de datos que no aparecen en libros o guías de turismo. “Cultura Mapocho”, es una organización encargada de revivirlos, haciendo recorridos una vez al mes. Los acompañamos en su ruta por el Barrio Brasil.

La ciudad de Santiago está llena de historia. Sus barrios, calles, edificios y monumentos guardan muchos datos que no están en los libros.

La Nochebuena en el Santiago de hace 100 años. Por Luciano Ojeda.

vista

En 1908 Luis Orrego Luco publicó su novela “Casa Grande” generando una larga polémica entre los sectores aristocráticos de la sociedad santiaguina. “La sociedad entera se sentía arrastrada por el vértigo del dinero, por la ansiedad de ser ricos pronto, al día siguiente. Las preocupaciones sentimentales, el amor, el ensueño, el deseo, desaparecían barridos por el viento positivo y frío de la voracidad y el sensualismo”, escribió Orrego Luco en un intento de justificar los temas de su novela y así aplacar un poco el escándalo de revelar lo que estaba oculto.

Recorrido Tajamares del Mapocho, en video con intervención de la artista Paz Corral

DSC_033

Junto con recordar que el próximo domingo 30 de octubre realizaremos un nuevo recorrido patrimonial, esta vez por el barrio República (inicio a las 10:00 horas, en la esquina de calles República con Alameda), queremos invitarlos a revivir parte de la última jornada de nuestra apuesta gratuita, democrática e inclusiva que mes a mes ponemos a disposición de quienes desean vincularse con la historia y el patrimonio de Santiago. En dicha ocasión dimos una mirada a la relación que ha tenido el río Mapocho con la ciudad de Santiago, a través de los históricos Tajamares que sirvieron de defensa contra las embestidas del río y de primer paseo capitalino, allá por los inicios del siglo XIX.

“Historia, ciudad, patrimonio y educación”. Soledad Caracci C.

DSC_5774

“Solo existe saber en la invención, en la reinvención, en la búsqueda inquieta, impaciente, permanente que los hombres realizan del mundo, con el mundo y con los otros”[1].

Paulo Freire

Me gusta la ciudad, pasear por ella y conocer sus calles. Me gusta perderme de vez en cuando conociendo nuevos barrios o mirando con ojos nuevos los que he aplanado tantas veces, aunque nunca tantas como quisiera. Creo las ciudades son maravillosas, llenas de espacios que conquistar, llenas de personas que conocer y lugares que mirar. La ciudad nos llama a aprender de ella, en ella, y de la dinámica que genera y que la genera. Es por eso que llegué a Cultura Mapocho, y es así cómo me quedé con estos “colegas patriñoños”, porque creo, como todos ellos, que el ser humano aprende caminando, conversando, observando lo que nos rodea, intercambiando experiencias y compartiendo conocimientos.